Cómo ayudar a los niños con los deberes del colegio

ayudar deberes niños

Desde hace décadas y décadas, los niños pasan la mayor tiempo en el colegio. Las horas transcurren entre profesores, compañeros y un sinfín de deberes y tareas que los pequeños de la casa traen a menudo para realizar en las horas que restan del día. No analizaremos hoy lo correcto o incorrecto de la postura de determinados profesores de mandar tareas para hacer en casa o la necesidad de las mismas, tema que parece haber generado una controversia y debate continuo en las redes sociales y entre el claustro y asociaciones de alumnos.

La cuestión a tratar a día de hoy es cómo ayudar a los niños con los deberes del colegio. Y si hay una regla básica al llevar a cabo esta labor es la serenidad, la calma. Recordemos que los niños salen de los colegios después de pasar en ellos un montón de horas al día, muchos de ellos incluso se quedan en los comedores y realizan diversas actividades a lo largo del día para conseguir sustituir las largas jornadas laborales de los padres.

La motivación debe ser otra de las máximas seguidas a la hora de realizar actividades y ejercicios varios, siempre haciéndolo lo más entretenido posible.

Ayudar siempre, hacer los deberes por ellos nunca, esa es uno de los consejos fundamentales si quieres que tu hijo consiga estudiar por sí mismo y sacar el máximo partido a las horas dedicadas al mismo.

La organización es fundamental, pero también premiar al niño y alabar sus logros siempre que el resultado sea bueno, así como animarle a conseguirlo si falla o decae su ánimo en algún momento de la tarea.

Establecer períodos de descanso en los que compartir con tu hijo por ejemplo la merienda o una bebida con el acompañamiento de una pequeña charla, ayudará a que retome la actividad con más ganas e interés.

A pesar de que la realización de tareas y deberes escolares en el hogar resulta en ocasiones excesiva, sin pararnos a juzgar las mismas, cabe señalar que el hecho de realizarlas con los niños ayudará en su aprendizaje, así como a fomentar en él hábito de estudio y aumentar la responsabilidad.

El adulto nunca debe olvidar que está tratando con niños, la empatía es fundamental. Recordemos lo agotados que llegamos en ocasiones del trabajo para valorar el cansancio de los más pequeños. Los niños no son máquinas ni siguen unos patrones de conducta determinados.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies