Cómo saber qué restaurantes son de calidad cuando vas de viaje

restaurante-calidad

Cuando salimos de viaje, algo que hacemos casi obligatoriamente, es comer o cenar en algún restaurante, ya sea de carretera o ciudad, de comida rápida o slow food, vegetariano o con una parrilla, de comida italiana o china…

Los detalles de la previa

Las primeras cosas en las que nos fijamos, antes de entrar, son la fachada y carta que tienen expuesta en el exterior. Nos fijamos en que la fachada sea atractiva y dé un aspecto de limpieza. Y, mediante la carta, nos informamos del tipo de comida que se sirve y de sus precios.

Debería ser obligatorio exponer, en el exterior, la certificación de que los empleados han obtenido el título de manipulador de alimentos.

Más allá de ello, podemos consultar, antes de entrar en el local, las opiniones de los clientes que han comido allí, mediante páginas de Internet especializadas en restaurantes.

Te damos trucos para cuando estés dentro del restaurante

Una vez dentro, nos vamos a fijar en la decoración del local, el ambiente y la disposición de las mesas y sillas. Y en la limpieza del local. Por supuesto que la recepción es algo importante. Si, una vez entramos, nadie viene a recibirnos y acomodarnos, nos entran ganas de marcharnos por donde hemos entrado. Cuando nos sentamos a la mesa, deberemos fijarnos en la limpieza de la cristalería, cubertería, vajilla y mantelería. Un plato despostillado no nos va a dar mucha confianza

Una vez nos han dado la carta para escoger los platos, vamos a fijarnos en el camarero. Su aspecto y limpieza. No hay cosa más desagradable que, cuando te sirvan un plato, descubras unas uñas largas o sucias. A la hora de elegir el menú nos fijaremos en los que incluyen productos de temporada y nos aseguraremos de que son totalmente artesanales y tienen rotación. Algo casi infalible es preguntar al camarero, en tono de complicidad, qué plato nos recomienda.

Hemos de fijarnos, a la hora de servirnos el pan, en que lo hacen con pinzas y no te lo pasan con la mano. Cuando tenemos el plato sobre la mesa, habremos de fijarnos en la estética, el olor y el sabor del plato. Si es de pescado o marisco, deberemos asegurarnos de que no desprende ningún olor desagradable.

Para asegurarte de que el local cumple con las prácticas correctas de higiene, lo ideal sería hacer una visita a la cocina. Pero esto es algo casi imposible, a no ser que tengas mucha confianza con el propietario del local y sea él quien te invite a visitarla. O que la cocina esté a la vista. Aunque hay pocas, este tipo de cocinas, aparte de despertar la curiosidad del cliente, también permite que este tenga una mayor confianza en lo que come, en cuanto a la higiene se refiere.

Conclusión

Básicamente, estos son los consejos más importantes a la hora de acudir a un local de restauración y poder valorarlo posteriormente. La mejor manera de comprobar la calidad de un restaurante es comer en él.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR