Descubre el poder de los fosfenos

fosfenos

Seguro que alguna vez habrás cerrado los ojos y te habrás encontrado con una serie de colores y luces que a simple vista, parecen no tener ningún tipo de explicación. A estas luces y colores se les denomina fosfenos, y son mucho más importantes de lo que puedes imaginar.

Aunque posiblemente no te hayas dado cuenta, los fosfenos aparecen tras haber estado mirando fijamente a la luz del sol o a una bombilla de luz blanca. Suelen mantenerse durante unos tres minutos aproximadamente, aunque esto variará dependiendo de cada persona así como del tipo de luz.

Pero echando un vistazo a la información que ofrecen en http://luminoterapia.science, podemos observar como los fosfenos por sí solos no desarrollan ningún tipo de estímulo a nivel mental. Para ello tendría que producirse una mezcla fosfénica, que se centra en mezclar un pensamiento concreto con el fosfeno.

Dicha mezcla se consigue al mantener un pensamiento en concreto mientras el fosfeno está presente. Dependiendo del pensamiento al que asocies el fosfeno, podrás tener unos resultados u otros.

¿Existe algún problema si sufres problemas en la vista?

El único problema del que te debes preocupar al practicar fosfenismo es de si tienes un glaucoma en el ojo, que se muestra como un problema de hipertensión de los líquidos del ojo y que se traduce en fuertes molestias en los ojos. Tampoco deberías realizar fosfenos si has sido operado de los ojos recientemente.

Mientras que si sufres algún problema relacionado con la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo no debes preocuparte por nada, ya que no afectará de ningún modo. De hecho, se podría decir que incluso mejora ciertos problemas visuales.

¿Qué número de fosfenos se pueden hacer en un día?

No existe un límite para hacer fosfenos en un día. Se pueden hacer todos los que se quiera, ya que el fosfenismo nunca ha producido ningún tipo de problema más allá de los que ya se conocen. En caso de que fuesen peligrosos ya se habría restringido la práctica del fosfenismo.

¿Qué ocurre si tienes dificultades para habituarte a la luz?

Si tienes problemas para conseguir habituarte a la luz y no realizas fosfenos con claridad, se recomienda alejarte algo más de la luz e inclinar la lámpara un poco hacia abajo con la intención de que ilumine directamente el suelo.

Si eres una persona que sufre de una elevada sensibilidad a la luz, puedes color sobre la lámpara un pañuelo de color blanco o en cambio utilizar una bombilla con menos potencia, aproximadamente de unos 60 vatios. Aunque aquí lo más recomendables es utilizar una bombilla de luz natural, ya que es realmente suave y muy recomendada para las personas más sensibles.

¿Se recomienda aumentar la potencia de la luz?

Los expertos recomiendan realizar fosfenos con una bombilla de unos 75 vatios, ya que son más que suficientes para conseguir los resultados esperados. Además, esta iluminación está pensada para tratar de garantizar la total seguridad, por lo que aumentarla podría provocar deslumbramiento y problemas en la vista.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR