Las imprentas del futuro serán también para 3D

imprenta online digital

La incipiente tecnología de las impresoras 3D avanza a buen ritmo para revolucionar la forma en que se fabrican algunos productos de consumo. Y no solo lo hacen en el sentido de mejorar las tecnologías de impresión, aumentando la calidad de las piezas finales, o en la de los materiales, con incorporaciones constantes al catálogo de aquellos que tenemos a nuestro alcance para imprimir, sino también en la forma en la que se utilizarán.

Así será la impresión 3D en el futuro

Primero fue la fabricación en serie, más rápida y que permitía producir en grandes cantidades para lanzarse masivamente al mercado.

Pero ante la cambiante demanda de los consumidores, que a partir de finales del siglo pasado optaron por productos personalizados, la industria (empezando por la automovilística, curiosamente la que también había iniciado la revolución de la fabricación en serie) se volcó en otra forma de fabricar: a medida.

De esta forma se optimiza el consumo de recursos y energía para producir solamente aquellos ítems necesarios, justo después de que alguien los haya comprado. En el caso de los coches, esto te permite elegir el color de la carrocería y los acabados, ya que sabes que, sobre una base común, cada producto será fabricado en el color y con los materiales que tú específicamente has elegido.

La revolución 3D no es más que el siguiente paso lógico en este camino, que no solo hace posible fabricar una pieza o un producto determinados a medida, sino que permite, con un solo dispositivo, fabricar piezas de formas diferentes y para fines distintos.

Comprarás tus productos fabricados a medida por Internet

Si bien hay quien vaticina un futuro próximo en el cual en cada hogar habrá una impresora 3D, lo más probable es que esto no sea así; primero porque no todos necesitamos cosas tan a menudo como para justificar tal proliferación y, segundo, porque no todo el mundo va a tener los conocimientos técnicos y el interés por trabajar con estos artilugios más allá de obtener el resultado final, es decir, la pieza.

Es por ello con lo que ya empezamos a contar con servicios de tipo imprenta online digital, a los cuales puede encargarse todo el proceso desde el diseño de la pieza u objeto deseado hasta la impresión final en 3D, o bien podemos optar por solamente esta última parte, la de enviar nuestro diseño para que sea impreso.

Este tipo de servicio, que puede ser contratado presencialmente o bien a través de Internet (y recibiendo las piezas a través de mensajería o del correo), te permite ahorrar el coste de comprar tu propia impresora 3D, así como el material para realizar las impresiones (que es, a la larga, lo que más caro sale). Asimismo, tampoco tendrás que aprender los conocimientos técnicos necesarios para utilizarla, ya que ahora mismo no es una tecnología que sea “coser y cantar”.

Lo que sí hacen y harán todavía más en el futuro estos centros es acercarnos mucho más a la fabricación de piezas sueltas y a medida, hasta que sea una moneda de uso corriente.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR