¿Cómo llega el agua a todos nuestros hogares?

¿Alguna vez te has preguntado por el proceso que sigue el agua para llegar a nuestra casa y salir para nuestro disfrute por los grifos de la cocina o baño?

Estamos ante un proceso muy laborioso que en países civilizados estamos acostumbrados pero que sorprende a personas que nunca han tenido agua en sus casas.

Siguiendo al agua desde su extracción hasta la llegada a nuestros hogares

El punto de origen del agua es un pozo que se encuentra ubicado en el subsuelo. Se crean canales a través de una serie de perforaciones terrestres y, una vez que se ha determinado que efectivamente hay agua, se interconectan con una tubería a un acuífero (que no es más que una conexión directa a una zona exacta en donde existe un depósito de agua).

Por supuesto, antes de proceder con la extracción, se comprobará si cumple con las condiciones como para poder servir para el consumo y el disfrute por el ser humano. Se realiza un examen muy sofisticado para poder llegar al final de esa comprobación. En el caso de que sea positivo, entonces se lleva a cabo la instalación con un determinado sistema de bombeo. La complejidad de este sistema vendrá dada por el número de habitantes de la zona a suministrar agua, así como las necesidades de los mismos.

Una vez que se ha realizado el análisis y cuando se determina que en el agua no hay presencia de químicos ni productos tóxicos, entonces se somete a un proceso de cloración. La idea es añadir una pequeña cantidad de cloro con el objetivo de que pueda mantener sus condiciones hasta el momento en el que pueda llegar hasta a nuestros hogares por grifos de la cocina o el baño como los comercializados por www.h2olimpo.com. Entre otras cosas, evitará que pueda llegar a presentar hongos y bacterias que pueden concentrarse en ciertas zonas durante el recorrido (por lo general, en los tanques de almacenamiento).

Es importante conocer que la cantidad de cloro que se va a utilizar dependerá de varios factores: influye la distancia que se debe de recorrer o la calidad inicial del agua. Si la distancia fuera muy larga, se construye una caseta de post-cloración en donde se procederá a reforzar el sistema que se está utilizando para conseguir que el agua conserve todas sus propiedades.

En definitiva, para que el agua llegue a nuestros hogares siempre con la máxima calidad, sigue un recorrido en donde se analiza hasta el más mínimo detalle. Hasta la cantidad de cloro que se utiliza está medida de forma quirúrgica para que pueda acabar con elementos nocivos para nuestra salud, pero que la concentración del producto no sea tan alta como para que nos pueda llegar a pasar factura.

Ahora ya sabes cómo llega el agua hasta tu casa.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies