Lo último en cerramientos de espacios, las pérgolas bioclimáticas

La palabra bio, vida, la solemos relacionar con productos alternativos ya sean de alimentación o de cosmética, pero existen muchos artículos que nos ayudan a hacer de nuestro hogar un lugar energéticamente más eficiente y, por tanto, más ecológico y saludable y es en esta categoría donde podemos ubicar las pérgolas bioclimáticas.

Estas pérgolas están formadas por una estructura con lamas de aluminio orientables que nos permiten decidir la cantidad de sol y aire que dejamos pasar a nuestra terraza, habitualmente  su movimiento va de 0º a 135º; aunque algunas llegan a los 175º. En posición cerrada no sólo nos resguarda de la lluvia, sino que permite incorporar un sistema de recogida de las aguas pluviales; a 5º dejará pasar el aire pero no la lluvia, ideal para los días de verano y a 135º crea un ambiente sol y sombra agradable y, además, hará de nuestra terraza un lugar ventilado. Están motorizadas y equipadas con sensores, que  reaccionan a la lluvia y al viento por lo que no nos tendremos que preocupar de los muebles del jardín.

Gracias al material con el que están fabricadas, aluminio, ofrecen una gran durabilidad, soportan el peso de la nieve o el agua y resisten el deterioro producido por el sol, el frío, la sal… También es importante destacar que soportan muy bien el viento, hasta doscientos kilómetros por hora, a diferencia de los toldos tradicionales; además de soportar la velocidad que los toldos no soportan, no emiten ese ruido que sí que emiten los toldos expuestos al viento, que en ocasiones nos hace incluso cerrarlos pese a hacer calor por no aguantar el ruido.

Terrazas del futuro, hoy

El diseño es una de las facetas más importantes de este tipo de estructuras, de líneas elegantes que se integran en todo tipo de ambientes y que permiten personalizarlas al cien por cien, desde diferentes colores hasta la posibilidad de crear un espacio cerrado totalmente, nosotros decidimos si es una zona de jardín u otra habitación de la casa; los cerramientos pueden ser de vidrio, telas, metracrilato, etc. Dentro de los equipamientos con los que podemos personalizar nuestro habitat están iluminar  con LED, creando incluso juegos de cromoterapia, calentar nuestra terraza con calefacción radiante o radiadores más convencionales, nebulizar agua para bajar la temperatura, programar las horas de apertura o cierre de nuestra pérgola o controlarla a distancia a través del smartphone.

El coste y el ahorro

En cuanto al coste de la pérgola bioclimática a priori es más alto que otras opciones convencionales, pero si hacemos números, al precio inicial hemos de descontar: la vida útil, la falta de mantenimiento, el hecho de que podemos aprovechar parte de estructuras ya existentes y, sobretodo, el ahorro en aire acondicionado en verano y el ahorro de calefacción en invierno, ya que el calor acumulado bajo una pérgola cerrada lo trasladas al interior de la vivienda. También podemos incorporar placas solares, y el recoger el agua de la lluvia hará que regar sea bastante más barato.

Diseño, durabilidad, prestaciones, ahorro, todo esto hacen que las pérgolas bioclimáticas sean la opción del futuro tanto para viviendas particulares como para hostelería.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies