Nuevos modelos de flyers publicitarios para empresas y particulares

La publicidad cada día abarca más terreno en un mundo occidental que ha pasado de producir a consumir, y que se enfrenta a un mercado saturado y con sobreoferta en la mayoría de sus sectores comerciales.

Por ello, la capacidad de atraernos con una publicidad impactante, visual y positiva es un factor a tener en cuenta en cualquier empresa que se precie, más si cabe si se trata del sector industrial o servicios.

Muchos son los formatos utilizados, como prensa papel, internet, televisión, radio y cine donde los anuncios publicitarios han acaparado una importancia creciente. Pero de todos los nuevos formatos, (publirreportajes, inserciones en series programas de TV de los productos a anunciar, anuncios en vídeos de internet) los flyers destacan por su efectividad y atractivo.

No son, de hecho, una novedad, puesto que los anuncios breves en papel, entregados en grandes cantidades, han sido muy habituales desde el siglo XIX (folletos, revistas ilustradas y gráficas). Incluso podemos encontrar antecedentes hasta en la Edad Media con las relaciones de sucesos y prensa de cordel que contenía a veces, de forma sibilina, material publicitario o propagandístico.

Sin embargo, los flyers, como formato único y diferenciado, han triunfado especialmente en el sector de la hostelería, y en concreto han supuesto un auténtico bombazo como reclamo publicitario de bares de copas, discotecas, pubs y restaurantes de moda.

Así, los flyers inundan las grandes ciudades españolas cuando se pone el sol, y atentos y sugerentes relaciones públicas (RR.PP.) entregan al futuro cliente una pequeña tarjetita, normalmente de papel duro, a veces plastificado, que le informa de las ofertas del local, su ubicación y sus productos estrella.

Pero para lograr que el cliente que obtiene esta sugerencia publicitaria efectivamente llegue al local y consuma sus productos, ha de pasar una serie de cosas intermedias, la mayoría de las cuales dependen del nivel de calidad, maestría y profesionalidad del diseñador de dicho flyer.

Modelos más habituales

Puedes encontrar flyers para todos los gustos, aunque los que más se ven son normalmente cuadrados, de pequeño tamaño (similar a una fotografía de carnet), que caben fácilmente en una cartera o un bolsillo. La comodidad a la hora de llevarlos encima es fundamental, puesto que lo normal es que pasen minutos e incluso un par de horas desde que se reciben hasta que se enseñan en el local.

Por otra parte, podemos ver nuevos tipos de flyers, como son los circulares o con sellos personalizados, que pueden marcar la diferencia en un mercado, el de la hostelería, marcado por la sobreoferta.

Sin embargo, no solo este sector comercial los utiliza. Hoy en día, las tarjetas de felicitaciones se nos antojan, en ocasiones, demasiado grandes ante un consumidor cada vez más acostumbrado a productos minimalistas. Elegir un flyer de calidad y colorido, con diseños originales y personalizados, es una opción de felicitar un cumpleaños o, incluso, de presentar un buen regalo, eligiendo un formato adecuado al contenido del presente.

En definitiva, podemos decir que los flyers son un reclamo publicitario cada día más utilizado en más sectores comerciales por su atractivo y originalidad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies