¿Por qué nos da tanto miedo acudir al dentista?

miedo dentista

Muchas personas tienen un miedo muy elevado a acudir a la consulta de un dentista. Sin embargo, esto puede tener graves consecuencias para la salud: si no acudimos de forma regular, es posible que presentemos algunas enfermedades que no tardarán en pasarnos factura.

Las estadísticas advierten que nueve de los dientes que el paciente pueda llegar a tener necesitará un tratamiento inmediato. Además, va mucho más allá al asegurar que tres de ellos ya serán prácticamente insalvables.

Estos datos se extraen de un estudio que se realizó en el año 2011.

Una fobia que afecta a un 10% de la población

¿Qué es exactamente lo que nos da tanto miedo a la hora de acudir al dentista? Los resultados del estudio aseguran que una gran parte de la población es reacia a enseñar sus dientes. Esa vergüenza ayuda a desarrollar una fobia y, por esta razón, no van tanto al dentista como deberían.

Otra de las razones es el miedo a que el profesional nos pueda llegar a hacer daño. Lo más sorprendente de todo es que la gran mayoría de las personas que piensan esto ni tan siquiera han puesto el pie en el dentista en ninguna ocasión. Por esto, sabemos que el miedo es infundado.

Además, gran parte del miedo que sentimos a los dentistas ha sido producido por toda una serie de películas y series de televisión, en donde aseguran que los diferentes instrumentos odontológicos grotescos, efectivamente, nos van hacer mucho daño.

Algunas personas no tienen miedo del dentista en sí, sino de los precios. Sin embargo, tienes que saber que existen algunos dentistas que no cobran demasiado. Por ejemplo, si echas un vistazo a los precios de ortodoncias en Novasmile seguro que verás las facilidades de pago que ofrecen.

En cualquier caso, tienes que saber que la visita al dentista es completamente obligatoria. Puede que durante un rato no lo vayamos a pasar bien, pero será importante para poder evitar males mayores de cara al futuro.

Consejos para superar el miedo al dentista

Lo primero que tienes que saber es que no acudir al dentista puede afectar a tu estado de ánimo. Si no tenemos la sonrisa que desearíamos o si tenemos algún tipo de problema en los diferentes incisivos que la comprenden, es posible que no sonriamos, que evitemos reír y que esto afecte a nuestras relaciones sociales. Además, esto también nos puede propiciar que evitemos el contacto social.

Puede parecer una tontería, pero muchos especialistas han diagnosticado casos relacionados de fobia social y de soledad directamente con problemas dentales, por lo que no es algo que debería tomarse a broma.

Nosotros te recomendamos que, aunque te cueste, hagas el esfuerzo para ir al dentista de manera regular. Piensa que, aunque sea duro, te ayudará a determinar si tienes algún tipo de problema y a solucionarlo de inmediato.

Mantén siempre tu sonrisa en perfectas condiciones con la ayuda de un dentista.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies